Es muy difícil resumir en una crónica el triatlón de Zarautz, fundamentalmente porque no sabría por dónde empezar y porque estos retos son más que simples pruebas deportivas, aunque trataré de plasmar algunas de las vivencias después de diez días.

Estos retos importantes que intento buscar, como ya pasó con el Maratón Alpino Madrileño, la Dolomitas Skyrace o el Maratón de Sevilla, siempre empiezan por un video, una conversación con otro “loco” de los nuestros, por cualquier detalle que  despierta en mí la curiosidad por probar, por conocer sitios nuevos, viajar, ver paisajes espectaculares, por compartir momentos con grandes personas. Y por supuesto son la excusa para entrenar con un objetivo claro y mejorar en la medida de mis posibilidades.

Y el triatlón de Zarautz cumplía con todo esto desde que comencé a darle vueltas hará como dos años. Quizá el triatlón más puro y mítico de los que se celebran en España, un recorrido espectacular desde el primer metro y un pueblo volcado en  LA TRIATLON. La cosa fue cogiendo cuerpo, todo parecía cuadrar, Nacho, Cuevas y yo conseguimos dorsal en esa carrera loca pulsando F5 que acabó con los dorsales en 2min, buenos entrenos a partir de Enero con la panda de TRIMAD, el entrenamiento oficial para conocer los circuitos, las competiciones previas, y así nos plantamos el viernes en Zarautz!

Nos encontramos Sara y yo con Nacho y María, y antes de cenar, aprovechamos para dar una vuelta en el coche al circuito de bici, para que Nacho pueda hacerse idea de lo que nos espera al día siguiente. Lo mejor la cara de las chicas al encarar el primer tramo del muro de Aia, creo que se asustaron un poco de lo que sería el día siguiente! Cena y a dormir a la autocaravana prestada que tanto nos gusta!

Aunque amanece lloviendo, las previsiones son muy buenas para la hora de la carrera, y tras un imponente desayuno vamos a por los dorsales y comenzamos a prepararnos. Vamos muy bien de hora, y con la ayuda de nuestro equipo de apoyo Nacho y yo tenemos todo listo en un momento, que grandes son las fans!

Dejamos la bici, comemos un poco de arroz, tomamos un café, y a hacer la cola para coger el bus que nos llevará a Getaria. Todo ha ido sobre ruedas, todo es muy fácil, y la organización impecable. En esta cola se mezclan con el resto de corredores los Élite, casi ninguno profesional, pero que entrenan tanto como si lo fueran.

Una vez en Getaria, se empieza a notar la tensión mientras todos nos vamos poniendo el neopreno y vamos bajando a la Playa. El speaker va haciendo entrevistas, entre ellas a Fernando Cabellos, compañero de promoción en el INEF, dos veces ganador del triatlón de Zarautz. Le saludo, y aunque le sueno, creo que no sabe quién soy. Él, como Ramón Ejeda también compañero de promoción, y con el que tengo más trato son triatletas de los de verdad, de los que han ayudado a desarrollar este deporte, al que tantos nos hemos sumado últimamente. Allá por el año 2000, cuando empezamos la carrera, poco se conocía del triatlón y ellos ya se curtían a nivel internacional. Nosotros hacemos triatlones, ellos son triatletas!

Bajamos a la playa para calentar, y ahí nos encontramos con Cuevas y los Enphormas, y aparecen Paula y Jon, que se han venido de Vitoria a pasar el día y entrenar de paso, y poco después….

Y suena la bocina y aquello comienza, primeros metros en el Cantábrico dirección a las primeras piedras que hay que tomar como referencia, y aunque somos como 580 saliendo a la vez no recibo ningún golpe y me coloco entre el grupo cómodamente. El ritmo es bueno y la orientación también, aunque hay gente por todos lados rodeándome. A los pocos minutos empiezo a agobiarme un poco, no respiro muy bien, y paro un par de veces en las que sigo nadando a braza. Me pasa mucha gente en esos momentos. Llevo apenas 7min, me quedan como 40 más pienso, y  me podría parar, busco una canoa de la organización para sujetarme y  coger un poco de aire, pero de repente la cabeza dice “pero que cojones estás haciendo!”. Sé que ha sido la tensión de la salida con la subida de las pulsaciones al empezar y verme entre tanta gente, así que me intento concentrar en respirar, me pongo de espaldas unos segundos (y voy más rápido que muchos de los que  me rodean en ese momento) y cuando vuelvo a crol, ya todo ha cambiado y cojo ritmo normal. Miro el reloj y ha pasado 1min, que han sido como 15!La siguiente vez que lo miro llevo 22min, y todo marcha. Voy a ritmo cómodo, sin utilizar mucho piernas, la orientación me parece fácil, aunque es cierto que voy más abierto que la mayoría. En este rato se pasan muchas cosas por la cabeza, tengo la sensación de ir más atrás de lo que sería normal, pero siento que voy rápido y que se nada muy bien aunque sea verdadero mar abierto. Paso el corte seguro, así que solo quiero disfrutar de lo que queda de travesía.

Últimos metros y encaramos la playa, que con la marea casí en Bajamar permite ponerse de pie muy pronto y se restan como 150m al sector. Salgo bastante mareado del agua, porque aunque las condiciones han sido perfectas para hacer la travesía había movimiento y no estoy acostumbrado. Después me ha dicho Sara que parecía que iba fatal, aunque viendo las caras de la gente en las fotos, creo que fue algo generalizado. En la playa están otra vez Jon y Paula, junto con otros cientos de personas que se agolpan en la rampa se subida a la transición. Empiezo a alucinar con el ruido y  la gente! ni veo ni oigo a Sara, que debería estar por ahí! Me empiezo a dar cuenta de lo que vamos a vivir en las horas que nos quedan!

186083401

Después de la transición tranquila, comienzo la bici, y ahí, justo al montarme y mientras me pongo las zapatillas sí que puedo ver a Sara. Los dos lados de la calle principal de Zarautz están repletos de gente, y así empezamos la primera subida. Mi cuerpo de Antiescalador y el salir en la mitad del grupo en el agua hacen que en las subidas me pase muchísima gente, y aquí más aún, porque el nivel en bici de la gente es altísimo! comienza el Resurgir de las Cabras! Me debieron pasar como 100. La tónica en estas dos primera vueltas a esta parte del circuito es la misma, en los repechos que me tomo con calma me pasa gente y después rodando mantengo o recupero algo. Tengo ganas de pasar por Zarautz, porque aunque creo que Nacho y Cuevas deberían haber pasado el corte, y quiero que las chicas me confirmen, pero el paso es tan rápido que casi ni las veo! Tengo otra hora para poder tener referencias! La segunda vuelta a esta parte es igual, me sigue pasando gente en la bici, pero es lo esperado y en realidad mi ritmo es mejor incluso de lo que tenía pensado.

El segundo paso por el pueblo es alucinante, la piel de gallina y sonrisa tonta en la cara al ver a toda esa gente animando sin parar! A la salida del pueblo por fin Sara y Maria me confirman que Nacho y Cuevas vienen por detrás.

Comienza la parte más dura del recorrido con las rampas de Aia y Txurruka  antes de comenzar a correr. Comienza a despejarse el día, y sube la temperatura, pero las condiciones son perfectas. Me empieza a preocupar algo el abdomen, donde noto pinchazos aunque sobre la bici son llevaderos.  Las piernas van cansadas ya, pero dentro de lo normal, y aunque se quejan en el primer rampón de Aia, después parece que calientan y las sensaciones son buenas. El conocer bien la subida la hace mucho más fácil. Me acuerdo de Cuevas, que no las ha visto, y aunque en bici va sobrao, estas rampas impresionan. A estas alturas del sector no me han cogido ni él ni Nacho, esto es bueno, porque mi objetivo era bajarme a correr delante de ellos! Txurruka se pasa muy bien, saber que estarán Sara y María otra vez, y que las vistas serán bestiales en esa bajada lo hace menos duro. Y desde el alto a empezar a correr apenas pasan 5min.

13442497_1079974808741488_2657965088099614226_o

Los primeros pasos al bajarme de la bici mientras entro en la T2, son difíciles, llevo como 2h50 pedaleando y el cuerpo tiene que adaptarse poco a poco. Me molesta mucho el lado derecho del abdomen, llego a mi posición en el box, paro, coloco todo, zapatillas puestas, tomo un gel, … y encaro la salida al malecón por donde comienza el circuito de carrera. Ya en la primera recta me paro a caminar un poco, respirar bien, estirar el abdomen y palparme, a ver si se pasa un poco. Todo el mundo que se agolpa en esta zona me anima a continuar. Los primeros kms son muy lentos, tengo que para un par de veces más. En este rato inicial se hace el primero de los tres pasos que tenemos que dar por el centro de Zarautz que es indescriptible. Un pasillo de vallas de 2m y gente a los lados durante 1,5kms, todos de fiesta, animando, gritando nuestros nombres,… vuelve la sonrisa tonta a la cara y las sensaciones de emoción. Poco después me pasa Nacho, el tio va volando como esperábamos, y eso es un subidón. Mi ritmo es muy lento, por encima de 6min/kms, pero no puedo apretar más. Al final de esta primera vuelta veo a Sara y a María, que estaban preocupadas al ver que Nacho ya me había adelantado y me sacaba tanto en tan poco tiempo. Poco a poco las sensaciones van mejorando y aunque las piernas andan un poco resentidas, el abdomen deja de molestar y puedo volver a ritmos más acordes a los que esperaba.

186085494

La segunda vuelta la hago entera solo, alucinando con toda la gente en cada rincón de la carrera. Muchos grupos de chavales que están de fiesta, y que se acuerdan de lo que te han dicho en la vuelta anterior y no dejan de animar. Esa cuadrilla del parque,

Sé que voy a acabar y además en un tiempo bueno, dentro del objetivo que me había marcado, aunque la carrera es más lenta de lo que podía haber sido. El ritmo ha mejorado, pero he perdido mucho al inicio, que no puedo recuperar. Tampoco me importa mucho la verdad!

Al comenzar la última vuelta ya me alcanza Cuevas, que con su rodilla tocada, sabía que no iba a poder correr bien y había decidido hacer todo casi de paseo para él, y ayudando a sus compañeras y compañeros de Enphorma. Es un tío grande que no para de estar pendiente de los demás!

Ya solo nos queda disfrutar de esos últimos 6kms y estará hecho. Los dos vamos con nuestras cosas, y hablando, hay que estar loco para hacer un IRONMAN nos decimos!jajaja.

Y la entrada al centro del pueblo es salvaje, nosotros, con lo payasos que somos, vamos animando a la gente, golpeando las vallas, chocando a los peques, hasta llegar a la recta de meta. Vemos a Maria y Sara que nos están grabando y haciendo fotos, nos abrazamos, y subimos la rampa para terminar con este impresionante reto. Mucha emoción en esos momentos, apenas puedo hablar con Sara!

Al final me quedo con la sensación de haber saboreado cada metro, y de que todo el tiempo invertido en llegar en condiciones y prepararlo ha sido recuperado en estas 5h29 con creces!

Seguramente la prueba en la que más he disfrutado de todas las que he hecho, una prueba durísima, preciosa y sobre todo muy muy emocionante. Creo que no habrá nadie que haya hecho este triatlón que no lo recomiende hacer, más allá de la perfecta organización y del recorrido, el ambiente que se vive es insuperable!

Volveré, eso seguro! Espero que con muchos más TRIMADLETAS!

 

186086804

Share This