La práctica habitual de deporte tiene numerosos beneficios para nuestro cuerpo y para nuestra mente, pero si encima lo practicas en familia sumas pasar un rato divertido. Hoy en este post queremos tratar los diferentes beneficios y ventajas que tienen para los más pequeños de la casa practicar, de forma habitual, deporte en familia.

En primer lugar, si practicamos habitualmente deporte evitaremos una enfermedad cada vez más común en la sociedad actual: el sobrepeso y la obesidad. Es fundamental trasladar a los más pequeños la necesidad de evitar el sedentarismo.

Además, cuando practicamos ejercicio reducimos los niveles de ansiedad y estrés, también de los más pequeños. Les ayuda a estar más calmados y a mejorar su calidad de sueño. Todo eso repercute en el bienestar psicológico de toda la familia.

También es importante que practiquen deporte pues les transmitimos valores importantes como el esfuerzo, la constancia. También a trabajar en equipo, perseguir objetivos y les enseñamos a tolerar y gestionar la frustración, pues no siempre se consigue lo que se quiere, ni siempre ganas a pesar del esfuerzo realizado. Como se ha comentado, el deporte enseña a trabajar en equipo y a muchos niños con problemas de integración es una forma de mejorar su autoestima.

A ciertas edades practicar deporte en familia es motivo para compartir más tiempo juntos, a disfrutar y pasarlo bien compartiendo aficiones. Al mismo tiempo que desconectas de la rutina diaria.

Hay infinidad de actividades deportivas que practicar en familia como el running, la natación, senderismo, tenis, patinaje…

Ahora solo queda organizar y planificar cada semana y sacar un tiempo para toda la familia.

Share This