La Vitamina D es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Es una de las vitaminas liposolubles imprescindibles para la formación normal de los huesos y de los dientes y para la absorción del calcio a nivel intestinal. La deficiencia de vitamina D puede causar osteoporosis y raquitismo.

¿Cómo obtenemos esta vitamina?

  • Mediante la exposición de los rayos solares (UV).
  • Por el consumo de alimentos ricos en esta vitamina, como, por ejemplo, la leche y el huevo.

¿Para qué sirve la vitamina D?

Su actividad en el sistema endocrino hace que tenga gran importancia en la salud, especialmente durante el embarazo. Actúa previniendo el raquitismo y la osteomalacia y garantiza el adecuado desarrollo óseo en niños y adolescentes. Es la única sustancia que estimula la absorción de calcio y fósforo de los alimentos en el intestino, y además incrementa en el riñón la reabsorción de calcio y fósforo, siendo pues esencial para mantener la concentración de estos minerales en la sangre y para la mineralización ósea.

Además, estimula la diferenciación de las células óseas formadoras de hueso llamadas osteoblastos.

CONSEJOS

Dieta: La vitamina D está presente en algunos alimentos como son los pescados grasos (arenque, salmón, caballa), la yema de los huevos, la carne y los alimentos fortificados.

Sol: Tomar el sol ayuda a que el cuerpo sintetice vitamina D. Ten en cuenta que la exposición al sol debe ser controlada y acordada previamente con el médico.

Suplementos de vitamina D: Existen preparados diarios y también concentrados para tomar semanal, quincenal o mensualmente. Cuando no es suficiente, puede combinarse la suplementación de vitamina D con la ingesta de calcio. Además, cada 3 o 6 meses se suelen realizar análisis de sangre para controlar los niveles de vitamina D hasta que éstos se regulan. En cualquier caso, debe ser un médico quien prescriba estos suplementos.

Aunque es muy poco frecuente, la intoxicación por vitamina D puede ser grave: nunca tomes medicamentos con vitamina D por tu cuenta y consulta siempre con tu médico o farmacéutico.

Share This