Antes de practicar ejercicio como running, marcha, triatlón tenemos que tener en cuenta algunos factores que nos ayudarán, sin duda, a prevenir lesiones.

Siempre será recomendable seguir los pasos de un profesional que nos guie y asesore, sobre todo, en las primeras tomas de contacto con el fin de realizar el ejercicio correctamente. También porque siempre nos podrá aconsejar cuál será la disciplina más adecuada y el tiempo que debemos entrenar en función de nuestra condición física.

También es importante entrenar con la equipación adecuada de la misma forma que tenemos que conocer el tipo de pisada que tenemos para evitar lesiones, dolores y/o sobrecargas. Es recomendable conocer cómo pisamos ya no solo para prevenir dolores sino también para escoger el calzado adecuado. Para ello, tendremos que recurrir a un profesional para realizar un estudio de la pisada. Este estudio sirve para determinar cuál es nuestro tipo de pisada (pronador, supinador o neutro), y si es necesario emplear unas plantillas personalizadas para corregir algún defecto en los pies.

Cuando caminamos, corremos… los pies soportan una presión equivalente a tres veces el peso de la persona… de ahí que sea tan importante caminar correctamente. Un estudio de este tipo permite ver alteraciones o defectos que a simple vista pasan desapercibidos.

Como hemos dicho, en función de la pisada se necesitará un tipo de zapatilla u otra. Pero ¿qué diferencia hay entre los tipos de pisada?

  • Pie pronador: La pronación hace que el pie se incline hacia su zona interna en el momento de caminar; el problema empieza cuando dicha inclinación es superior a lo que se estima como.
  • Pie supinador: realiza el efecto contrario al pie pronador, es decir, de manera natural no lleva a cabo, o apenas lo hace, ese giro hacia el interior para salvar obstáculos del terreno, por lo que el pie apoya principalmente por su parte externa.
  • Pie neutro: también conocido como pie universal o pie normal, es aquel que no suele ejercer movimiento ni hacia dentro ni hacia fuera cuando pisa. Cuando una persona tiene un pie neutro, camina como si tuviera un desplazamiento lineal, ya que tanto el primer impacto al pisar (en el talón), como el segundo de apoyo, se hacen en una especie de línea recta virtual.
Share This