Hoy queremos hablar de una cuestión que nos parece de gran relevancia: la respiración. Es curioso como algo innato al ser humano no lo hagamos correctamente. Siempre se puede mejorar y hay técnicas que nos ayudan a ello. Pero hoy vamos a centrarnos en los errores más frecuentes que cometemos cuando comenzamos en el mundo del deporte y, concretamente, en el running.

La respiración es fundamental y como tal debemos también entrenarla. Es normal que al principio nos sintamos cansados y fatigados después de la práctica de ejercicio, pero con el tiempo nuestra capacidad respiratoria irá mejorando.

Uno de los errores más comunes es que al principio nos preocupamos demasiado por controlar la respiración. Lo ideal es centrarnos en el movimiento pues la respiración “viene sola”. Debemos inspirar por la nariz y exhalar por la boca, aunque es cierto que hay momentos de mayor agitación en los que nuestros pulmones necesitan más aire y el que llega por la nariz no es suficiente. En esos momentos puedes ayudarte inspirando por la boca para incrementar la cantidad de aire que se inhala.

Si ves que con los entrenamientos no eres capaz de entrenar tu respiración puedes acudir a otras disciplinas, como el Yoga, en los que se trabaja la respiración y es uno de los puntos fuertes de este deporte.

Por otro lado, para mantener una respiración adecuada durante todo el ejercicio es fundamental tener presente los siguientes consejos:

  • No empezar nunca de golpe. Dedicar unos minutos para coger el ritmo adecuado.
  • Realizar inspiraciones profundas y lentas.
  • Ritmo adecuado a la condición física de cada persona.
  • Es importante realizar ejercicios cómodas y constantes y no preocuparse si tenemos que bajar el ritmo.
Share This