Estamos en plena época de frio (y lo que nos queda…). Durante estos meses muchos deportistas optan por entrenar en lugares cálidos y confortables como los gimnasios u optan por ejercicios indoor. Pero muchos otros mantienen, a pesar del descenso de temperaturas, sus entrenamientos y actividades al aire libre. Y es que para esos valientes llega su recompensa pues entrenar a bajas temperaturas tiene sus beneficios.

  • Quemas más calorías. Con el frío nuestro organismo realiza un mayor esfuerzo para mantener una temperatura óptima. De esta forma genera más actividad metabólica y quema mas calorías. Si al frío le sumas un entrenamiento, los beneficios vendrán antes.
  • Bebes más agua. Aunque parezca todo lo contrario el frio ayuda a mantenernos más hidratados.
  • Corres mejor. En condiciones de bajas temperaturas aumentas tu capacidad cardiaca y por tanto mejoras tu rendimiento. Como todo si no lo has hecho nunca tendrás que ir poco a poco.
  • Mejoras tu sistema inmune. La exposición al frío bajo los efectos del ejercicio aumenta el número de leucocitos y granulocitos responsables del funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Serás un poco más feliz. En estos meses tenemos menos horas de luz al día y eso de que anochezca tan pronto puede deprimirnos un poco así que aprovecha esas horas de luz para entrenar. Notar el calor del sol en tu piel es una sensación única… eso sí hazlo con protección.
  • Olvídate de la distimia. Para los que no saben de lo que hablamos, la distimia es la “depresión de los millennials” y es la tendencia a estar triste y tener sensación de cansancio. Afecta casi al doble de mujeres que de hombres llegando a afectar a 3 de cada 10 mujeres. Puedes combatirla con entrenamientos al aire libre ya que la práctica habitual de ejercicio ayuda a reducir los síntomas de la depresión

Encuentras más aspectos positivos para empezar a entrenar en el frío. Si es así… como siempre ¡Cuéntanos!

Share This