La práctica de deporte no solo tiene grandes beneficios para nuestro bienestar físico, sino que, además, nos ayuda a nuestro bienestar mental y emocional.

Cuando practicamos deporte nuestro organismo produce una liberación de endorfinas, neurotransmisores que poseen una gran potencia analgésica, con propiedades similares a las de la morfina, favoreciendo el sentimiento de bienestar después del ejercicio.

Además, la realización de ejercicio físico:

  • Aumenta la sensación de bienestar y disminuye el estrés mental. Se produce liberación de endorfinas, sustancias del propio organismo con estructura química similar a morfina, que favorecen el “sentirse bien” después del ejercicio.
  • Disminuye el grado de agresividad, ira, ansiedad, angustia y depresión.
  • Disminuye la sensación de fatiga. Le da más energía y capacidad de trabajo.
  • Mejora el sueño.

Además de todo lo mencionado anteriormente la práctica habitual de ejercicio nos ayuda a prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares, diabetes, reduces el sedentarismo…

Es importante crear este hábito desde edades tempranas ya no solo por todos los beneficios mencionados anteriormente, sino que el deporte nos enseña a trabajar en equipo, a socializarlos, empatizar, a aprender valores como el esfuerzo, la constancia…

La práctica de deporte es beneficiosa en todas las edades. Siempre mejor hacerlo bajo supervisión de un experto. En ese sentido, el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Educación y Deporte facilitan una serie de recomendaciones de actividad física (frecuencia, intensidad, duración, tipo y cantidad total) semanal recomendada para grupo poblacional que a continuación puedes ver en la siguiente tabla:

Por tanto, el ejercicio físico nos ayuda tanto a nuestro bienestar físico como mental y es ampliamente beneficioso en todas las edades… y ahora que conoces todas las aportaciones que tiene solo tienes que esforzarte para sacar un poco de tiempo todas las semanas.

Share This