Las lesiones deportivas no solo afectan a los profesionales. Cualquier persona que realice cualquier actividad física puede sufrirlas. Normalmente, las lesiones se deben a:

  • Falta de calentamiento
  • Realizar el mismo movimiento de manera reiterada
  • No utilizar el material adecuado
  • Falta de preparación o de capacidad física
  • Ausencia de descanso
  • Exceso de exigencia

Afortunadamente, muchas lesiones pueden prevenirse. Por ello, os dejamos algunos consejos para que prevenirlas y puedas disfrutar de la práctica de ejercicio.  

  1. Calienta y estira antes y después del entrenamiento. Prepararse antes del ejercicio es igual de importante que hacerlo una vez hayas terminado. Antes para activar el cuerpo y preparar cada uno de los músculos y después para disminuir la intensidad y llevar a tu cuerpo de una forma progresiva al estado de reposo. Es recomendable calentar y estirar de 5  10 minutos.
  2. Escucha a tu cuerpo. Es de gran ayuda conocer los límites de tu cuerpo y normalmente, antes de sufrir una lesión hay indicadores como el cansancio, el dolor o los calambres, que nos avisan antes de sufrir una lesión. A veces somos demasiado insistentes y hasta que no nos vemos inmovilizados por completo no descansamos, Así que antes de que no haya marcha atrás escucha a tu cuerpo.
  3. Entrena con el material adecuado. Otro de los puntos fundamentales si no quieres lesionarte. Si realizamos deporte con frecuencia hay que invertir en el material adecuado; calzado, ropa…
  4. Atento a tu técnica y a la postura. Los ejercicios mal hechos o una mala postura pueden producir contracturas. La buena realización del ejercicio es un seguro para prevenir lesiones. Si no estás seguro de estar realizando bien cualquier movimiento siempre será mejor consultar con un profesional que te ayude y asesore.
  5. Descansa. Hay que saber cuando parar. Entrenar de más no tiene ningún beneficio para nuestro cuerpo, todo lo contrario. Si sobreentrenamos disminuimos el rendimiento y los beneficios del ejercicio.Así que una vez más escucha a tu cuerpo y baja el ritmo.

Con estos sencillos consejos disfrutarás al máximo del ejercicio y evitarás sufrir alguna lesión.

Share This