Antes de empezar a desarrollar este tema conviene recordar que la flexibilidad es la capacidad que tiene un músculo para elongarse y realizar el mayor recorrido articular posible sin dañarse.

Con el paso de los años, si no la ejercitamos, vamos perdiendo flexibilidad. Mantenerla no solo nos ayudará a llevar a cabo con mayor facilidad ciertos movimientos o practicar algún deporte, sino que, además la flexibilidad nos ayuda a prevenir ciertas lesiones.

Para mejorarla, o al menos no perderla, deberemos trabajar en sesiones total y exclusivamente dedicadas a ella.

¿Cómo podemos mejorarla?

  • Siempre que vamos a realizar algún tipo de ejercicio físico debemos calentar nuestros músculos y articulaciones. En este caso la planificación es la misma y se recomienda un calentamiento de unos 20 minutos.
  • Los movimientos deben ser controlados y realizar con tranquilidad. Nunca hay que forzar los músculos pues las consecuencias serán peores. En este tipo de entrenamientos, casi como en cualquier otro, tienes que tener mucha paciencia. Los resultados no son inmediatos y los notarás muy a largo plazo.
  • En cuanto a la frecuencia siempre dependerá del tiempo que dispongas. Es recomendable realizar tres entrenamientos por semana pues si no ejercitamos la flexibilidad la perderemos casi por completo.
  • En cuanto al tiempo también dependerá de la cantidad de grupos musculares a entrenar. Aún así cada estiramiento dura entre 15 y 30 segundos y se recomienda realizar de 3 a 5 series de estiramiento. Con estas medidas realizarás un entrenamiento completo.
  • Por otro lado, si quieres mejorar tu flexibilidad puedes probar con deportes específicos que te ayudarán a conocer tu cuerpo como el yoga y el pilates. En Trimad contamos con clases de ambas modalidades. Te dejamos toda la información de horarios y clases: http://trimad.es/estudio-trimad/pilates/
Share This