Tenemos claro que una buena alimentación es fundamental, no solo para nuestro organismo, sino tener un adecuado bienestar físico y emocional. Es aún más importante cuando se practica ejercicio, y en este sentido, sois muchos lo que nos trasladáis las mismas dudas. Por eso, en este post intentaremos resolver muchas de ellas.

Hoy nos vamos a centrar en la alimentación adecuada en las horas previas a enfrentarnos a una carrera u otra competición similar.

Un par de días antes de la carrera incrementaremos la ingesta de hidratos de carbono, como cereales, pasta, arroz, galletas integral o patatas. Será necesario que lo combinemos con vegetales y proteína de fácil digestión. No debemos olvidarnos de mantener la rutina de cinco comidas diarias.

La noche de antes lo más recomendable es ingerir algo de hidratos de carbono como pasta o arroz y acompañarlo de pollo y de alguna verdura. En estas horas previas es recomendable no ingerir alimentos ricos en fibras pues así evitaremos problemas durante la carrera.

El día en el que debemos enfrentarnos a la competición tenemos que tener claro que el desayuno será fundamental. Hazlo con una previsión de, al menos, 2 horas antes del inicio del ejercicio para evitar problemas y molestias durante la competición. Tampoco es el día de improvisar qué vas a comer si no sabes cómo te va a sentar. Dicho esto, el desayuno ideal estará compuesto por:

  • 1 zumo de naranja.
  • 1 yogur desnatado con cereales y miel.
  • Frutos secos.
  • 1 tostada con pavo o jamón de york.

Ahora solo queda disfrutar de la carrera y no descuidar tu alimentación, tanto si eres deportista, como si no lo eres.

Share This